¿Qué beneficios tiene para tu salud ser una persona socialmente activa?

¿Cuáles son los beneficios para tu salud cuando sos una persona socialmente activa?

Los seres humanos nacemos en grupos sociales y vivimos toda nuestra vida como parte de la sociedad, por lo que el elemento social no pueden ser fácilmente retirados de la evolución de un individuo. Pero ¿cómo afecta el contacto social nuestra salud?

Como seres humanos, tenemos proyectos, aprendemos, crecemos y trabajamos como parte de la sociedad. La sociedad en la  que hemos nacido y las otras sociedades que navegamos durante nuestra vida dan forma a nuestras identidades. Y, de hecho, estamos tan dispuestos a comunicarse entre nosotros – incluso más allá de la limitación geográfica – que hemos desarrollado una gran cantidad de herramientas para ayudar a lograr esto, incluyendo la pluma y papel, telégrafo, teléfono, e Internet. Cuando le pregunté a mis colegas de “Medical News Today” qué beneficios – si los hubiere – pensaban que derivaban de las relaciones sociales, la mayoría de ellos dijeron que habían encontrado un cierto grado de contención en la interacción social.

Algunos colegas dijeron que disfrutaron de las experiencias compartidas, mientras que otros explicaron que los amigos los mantenían motivados para hacer «algunas actividades saludables de vez en cuando.» Otros dijeron que estar rodeado de amigos les ayudó a «liberar estrés y poner las cosas en perspectiva.» Incluso el más introvertido entre nosotros anhela el contacto social de vez en cuando. Pero ¿por qué uno se siente así? Trae beneficios tener una vida social?

En este artículo, investigamos por qué los seres humanos prosperan en la sociedad, y cómo la interacción social  afecta nuestro bienestar mental y físico.

¿Por qué somos una especie social?

Decir esto puede sonar intuitivo pero el ser socialmente activo ha ayudado a nuestra especie no solo a sobrevivir pero de hecho a prosperar por millones de años. Pero ¿por qué es así?

Un estudio realizado en 2011 y publicado en la revista Nature, sostiene que el ser social se convirtió en un cimiento clave para los ancestros primates cuando empezaron a buscar comida por la noche (aprovechando la oscuridad como escudo) para llevar a cabo sus actividades por día (lo que los hacía más vulnerables a una gama más amplia de los depredadores).

Otro estudio más reciente – también en la revista Nature – sugiere que los primeros homínidos podrían haber evolucionado de una forma básica de la lengua porque necesitaban una comunicación más avanzada para compartir ideas. Esto, dicen, ayudó a nuestros antepasados para desarrollar herramientas que les permitieron vivir mejor y evolucionar aún más. Los investigadores también han sugerido que los seres humanos son por naturaleza seres compasivos, y que nuestra compasión y la empatía nos han servido bien – ya que la capacidad de cuidar y compartir es muy valorado por las personas que buscan un compañero. Después de todo, para que una especie sobreviva, no solamente tiene que procrearse, sino también ser capaz de proteger a sus hijos y a sus compañeros de todo daño, de manera que puedan derivar fuerza de la colaboración en condiciones adversas.

«El contacto cara a cara es como una vacuna ‘

La Psicóloga Susan Pinker afirma que el contacto directo de persona a persona dispara partes de nuestro sistema nervioso que liberan un «cóctel» de neurotransmisores encargados de la regulación de nuestra respuesta al estrés y la ansiedad.

En otras palabras, la comunicación cara a cara con la gente podría ayudarnos a hacernos más resistentes a factores de estrés en el largo plazo.

”El contacto cara a cara libera toda una cascada de neurotransmisores y, como una vacuna, que te protegen ahora, en el presente y en el futuro,  simplemente […] dar la mano o saludarse afectivamente con alguien es suficiente para liberar oxitocina, que aumenta tu nivel de confianza, y disminuye tus niveles de cortisol, reduciendo el estrés “.- Susan Pinker

Piker agrega que, como resultado de la interacción social «la dopamina es [también] generada aliviando el dolor como si fuera una morfina producida de forma natural.» Esta teoría es corroborada por los resultados de un estudio cubierto por MNT año pasado, que llegó a la conclusión de que el toque de una pareja puede aliviar el dolor físico.

Otro estudio del año pasado mostró que aquellos que están con tratamiento de quimioterapia tienden a lograr mejores resultados si tienen apoyo e interacción social. Estar cerca de la familia, amigos u otros pacientes oncológicos los puede fortalecer tanto mental como físicamente.

La motivación social y el poder del cerebro

Estudios ha demostrado que al interactuar con los demás, entrenamos nuestro cerebro. La motivación y el contacto social pueden ayudar a mejorar la formación de la memoria y proteger al cerebro de enfermedades neurodegenerativas.

El Profesor Matthew Lieberman  de la Universidad de California, Los Ángeles – se especializa en la mecánica de lo que él llama nuestro «cerebro social», que es la actividad neuronal relacionada con la interacción social y los beneficios cerebrales que pueden obtenerse de ella. Lieberman ha visto, por ejemplo, que «si se aprende con el fin de enseñar a otra persona, entonces se aprende mejor que sí se aprende con el fin de tomar una prueba.»

Esto va en contra de las creencias prominentes en los sistemas educativos modernos, en los que el aprendizaje por uno mismo, por el bien de la acumulación de conocimientos y habilidades, se prefiere normalmente. En lugar de ello, Lieberman señala que “el cerebro social’ puede aprender mejor cuanto esta socialmente motivado para aprender un concepto, que cuando solamente intenta memorizar la información.»

Un estudio publicado el año pasado también encontró que mantener amistades estrechas puede prevenir el deterioro mental en el futuro.

La investigación – dirigido por científicos del “Centro de Neurología Cognitiva y Enfermedad de Alzheimer” de la Universidad Northwestern Feinberg Facultad de Medicina, Chicago, Illinois – encontró que «SuperAncianos», aquellas personas mayores de 80 años, pero con la agilidad mental de personas mucho más jóvenes, parecen tener una cosa en común: amigos cercanos. “Tanto los  SuperAncianos y [sus compañeros con el rendimiento cognitivo promedio] poseen alto nivel de bienestar psicológico, los “SuperAncianos poseen mas relaciones sociales positivas que sus pares.»

El contexto social determina los hábitos saludables

Varios estudios recientes también han relacionado la interacción social con beneficios para la salud física y mejores hábitos para una vida más saludable. Los investigadores del Centro Médico de la Universidad de Maastricht en los Países Bajos vio que las personas socialmente activas tienen un menor riesgo de diabetes tipo 2.

Por el contrario, las personas que no participan en actividades sociales, como salir con los amigos o unirse a un club, tenían un 60 por ciento mayor riesgo de desarrollar una condición llamada «prediabetes», que generalmente precede a la diabetes. Puede ser que simplemente estar cerca de personas que nos animan a mantener una vida saludable o lograr metas desafiantes, nos puede ayudar a no perder de vista nuestra alimentación, hacer ejercicio y mantener hábitos saludables.

Un estudio reciente ha encontrado que las personas que hacen ejercicio en grupo en lugar de por su propia cuenta habían disminuido los niveles de estrés y tenía un mayor bienestar físico y mental al final de un programa de ejercicios de 12 semanas. Sus compañeros que hacían ejercicio solos o con otra persona, no experimentaron las mismas mejoras. «Los beneficios comunes de reunirse con amigos y colegas, y hacer algo difícil, alentándose unos a otros, trae beneficios más allá del ejercicio especificamente”, señala el autor principal del estudio.

Una herramienta para la felicidad y la longevidad

Por último, disfrutar de estos vínculos sociales – con amigos, parejas o miembros de la familia – puede hacernos felices y mejorar nuestra satisfacción con la vida en general en el largo plazo.

Los estudios han demostrado que aquellos que disfrutan de una estrecha amistad durante sus años de adolescencia no solo son felices en la adolescencia, sino que también presentan tasas menores de depresión o ansiedad cuando envejecen. Tendencias similares se han observado en el caso de los adultos mayores. La investigación publicada en 2016 reveló que los ancianos que “viven una vida social activa y dan prioridad a mantenerse socialmente activos, tiene una mayor calidad de vida en sus últimos años.”

Curiosamente, los investigadores que han estudiado los habitantes de las llamadas zonas azules de todo el mundo – lugares con un alto número de SuperAncianos que viven hasta edad muy avanzada, con una buena salud y con plena función cognitiva – han señalado que, si bien otros elementos relacionados con la dieta y el estilo de vida variado ampliamente, todos ellos parecían estar dedicados a ser socialmente muy activos.

El Dr. Archelle Georgiou, que estudió a los «SuperAncianos» en la isla remota de Ikaria en Grecia, vio que estaban rodeados constantemente por la familia, vecinos y otros miembros de su comunidad, y que todos ellos se apoyaban activamente entre sí. Los habitantes de esta isla se reunían casi todas las noches a liberar estrés y repartir la carga de la preocupación del día.

Los autores del libro  “Ikigai: El secreto japonés para una vida larga y feliz” entrevistaron a ancianos centenarios del pueblo Ogimi – en la prefectura japonesa de Okinawa – y descubrieron el estar socialmente conectados era clave en la vida de estas personas.  «Es costumbre en Okinawa construir lazos estrechos dentro de las comunidades locales. Un moai es un grupo informal de personas con intereses comunes que se cuidan entre ellos. Para muchos, servir a la comunidad se convierten en parte de su Ikigai [propósito de vida].»  Los autores agregan que los miembros de un moai “mantienen la estabilidad emocional y financiera”, ya que otros miembros del grupo los ayudan si estan en problemas o pasando por momentos difíciles.

Por supuesto, ser socialmente activo no es necesariamente algo que todos podemos hacer todo el tiempo. A veces necesitamos un poco de espacio y eso esta bien. Disfrutar de nuestra propia compañía nos ayuda a conocernos mejor a nosotros mismos y cultivar nuestra fuerza interior.

Sin embargo, aunque sea de vez en cuando, socializar con gente – ya sean nuestros amigos cercanos o nuevos conocidos – nos permite salir de nuestra propia cabeza un poco e incorporar nuevas perspectivas.

Ser más felices, aprender mejor y tener una vida más larga son algunas de las ventajas que impulsan aun hasta la persona más recluida a salir y hacer amigos. 

Ahora apagá la computadora y llamá a tu amiga.

Artículo original en Inglés – Publicado viernes 23 febrero 2018 – MEDICAL NEWS TODAY , Escrito por Maria Cohut y Revisión de Datos por Jasmin Collier https://www.medicalnewstoday.com/articles/321019.php

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: